dimarts, 8 de desembre de 2015

Cómo es realmente tener un PPP (parte I)

Me gustaría hacer una serie de entradas en las que explico cómo es realmente convivir con un perro potencialmente peligroso, para aclarar dudas, desmentir mitos y explicar, en general, mi experiencia, desde mi conocimiento.

Primero de todo, ¿qué es un PPP?


Un perro POTENCIALMENTE peligroso es, como su nombre indica, un perro que puede llegar a ser peligroso (no que lo sea). Recalco lo de 'potencialmente', porque me he encontrado con mucha gente que cree que estas razas son PELIGROSAS. De por sí, porque sí.
Un perro potencialmente peligroso no deja de ser un PERRO. Un animal fiel, noble y que (en su gran mayoría, y si lo educas un mínimo) sólo quiere estar con su humano y los miembros de su "familia". 

Lo que hace que estas razas sean más potencialmente peligrosas que otras (cuidado, que un Yorkshire puede ser más agresivo que un Doberman, porque a veces se olvida que los perros pequeños también tienen que ser educados) es por su fuerza física, su resistencia y por su fuerza de mordida. En conclusión, que si un PPP se propone hacer pupita, la hará. La cuestión es ¿por qué va a proponerse ninguno de estos perros hacer pupita a alguien, por él mismo?


Ningún perro ataca sin motivo. Otra cosa es que tú cojas a uno de estos perros porque te parecen "molones", y te parezca super guay entrenar a tu perro a que ataque para ser el más chulo del barrio y aterrorizar a cualquiera a tu alrededor. Entonces lo que te pasa es que eres gilipollas.

Otra cosa es que cojas a uno de estos perros, les cortes las orejas, les pongas collares de pinchos, los entrenes para atacar a todo lo que se acerque, lo encierres en un solar, sin socializar con otros perros ni humanos, y lo dejes protegiendo una casa, un negocio, un terreno... Entonces mejor contrata una alarma, no tengas ahí a un ser vivo (ojo, lo digo si la función del perro va a ser sólo la de proteger, sin formar parte de la familia o lo que sea).



Me parece muy triste que haya aún perros encerrados en un negocio que durante el día están atados y durante la noche están protegiendo el local. Porque claro, estos perros sí pueden hacer mucho daño, porque pensándolo, ¿quién no atacaría, si lo único que conoce en la vida es su cercado, y a un humano que una vez al día le pone un bol de pienso y otro de agua?

Pero hay muchas personas que tienen PPP porque son amantes de esa raza en concreto, por lo que sea, y queremos que nuestros animales estén con nosotros, en nuestra casa, en nuestro sofá, con nuestra familia, porque son parte de ella. Y ahí es dónde me encuadro yo.

Yo siempre he sentido fascinación por los doberman. Sí, sé que lo correcto es ir a una perrera y coger un perro sin importar la raza, que se ajuste más o menos a lo que puedes darle y a sus necesidades, y ya. LO SÉ. Pero cuando encontré que un particular en un pueblo de alrededor había tenido camada y daba los cachorros por un precio bajo (de la misma manera que adopté a la Sona, vaya) no pude resistirme. Fui a ver los cachorros y volví con la Tali.

Hola, me llamo Tali y voy a matar a toda tu familia, porque eso es lo que hago, porque soy muy peligrosa.

La Tali nació el día 12 de junio de 2015, así que en 4 días hará 6 meses. Sé que aún está en crecimiento y que digamos que "lo peor está por llegar" en cuanto a saber cómo es convivir con un PPP, pero he tenido ya algunas anécdotas que me gustaría contar. Hablaré siempre de lo que YO he vivido y de la raza Doberman, que es la que tengo.

Pues bien, desde que tengo a la Tali, he oído muchos comentarios de gente que quiero pensar que está mal informada, o que no sabe realmente cómo relacionarse con perros, menos aún con las razas que a la gente de a pie "les da miedo".

A continuación voy a poner comentarios y mitos que he oído tanto de gente por la calle (a la gente de la calle le gusta mucho comentar a la gente que ven pasar, aunque puedas oírles, es como si estuviéramos en un escaparate o algo para que la gente opine...) como de allegados, familiares o amigos. Os parecerán increíbles, pero os juro que son verídicos.


Desmintiendo mitos
  • ¿Y de mayor no os matará? - Claro que sí, está en su código genético el matar, así que más o menos a los 8 años decide matarte y comerse tu cadáver NO. Un doberman es un perro como otro cualquiera, que quiere correr, andar y jugar con su amo y su familia.
  • Si le pegas de pequeño, de mayor se acordará y te matará // Si no le pegas de pequeño, de mayor no te respetará y te atacará - A VER, ¿EN QUÉ QUEDAMOS? ¿Le voy pegando un poco día a día o no la toco por si se acuerda y me mata? Nada de eso, es un perro muy inteligente y al que puedes educar con facilidad. Hace falta paciencia y disciplina, claro, como con todos. Obviamente hay que darle mucha importancia a la educación porque es un perro potente, pero no es nada complicado más allá de estar pendiente de ella.
  • El cerebro no les cabe en el cráneo y se vuelven locos y atacan al dueño - A ti sí que no te cabe el cerebro. A ver, si eso fuera cierto, el perro MORIRÍA. Punto. Nada más que comentar.
  • Pierden el olfato con la edad y atacan al dueño - A ver, aunque perdiera el olfato, ¿por qué tendría que atacar? Además el perro no sólo reconoce a las personas por el olfato, también tiene OJOS.
  • Si les das juguetes con pitido los haces agresivos porque creen que es un animal llorando - Eeeeeeeeem, NO. Créeme que cualquier perro sabe diferenciar entre un juguete, un animal o la mano de un humano. Igualmente, un perro bien educado a la que oye un quejido del otro perro con el que juega, enseguida suelta. La mía también.
  • Si les das carne cruda se vuelven agresivos porque han probado la sangre - A ver, lo mismo. El perro sabe diferenciar la carne de vaca / cerdo / pollo que la da su dueño para alimentarle, de la carne humana que pasea por las calles. NUNCA atacará a nadie para comérselo, por mucha carne que le de yo. 
  • Los doberman son perros muy agresivos - Tu madre es agresiva. La Tali es la perra menos agresiva que he conocido nunca (menos que la Sona, porque la Sona al ser perra pequeña se pone gruñona y posesiva con su comida o juguetes). NUNCA gruñe, nunca ha sido posesiva con nada. NUNCA ha tenido problemas con ningún perro. Es tan sumisa que cuando los demás la marcan se tira al suelo y se hace la muerta, o llora enseguida que se asusta. 
  • Si tienes un doberman no podemos ser amigos (porque yo tengo un X) - ¿Y por qué no? Si ella está bien educada y bien socializada puede jugar con perros de todos los tamaños y edades (siempre con mi supervisión porque puede hacer daño sin querer). De hecho, convive con la Sona, que pesa 3,5 kilos, y se llevan la mar de bien y juegan al pilla pilla las dos que da gusto verlas.
  • ¿Un doberman, cariñoso? No lo hubiera dicho nunca... - A ver, repito, un doberman no deja de ser un perro como cualquier otro. De hecho, es un perro muy muy muy cariñoso. De querer estar siempre encima de su amo, en el sofá, descansando con él. Mucha gente se sorprende cuando la Tali se acerca a ellos moviendo la colita y les chupa las manos como si las llevaran llenas de pastel. Pues así es, extremadamente cariñosa.

Bueno, y hasta aquí la primera parte. Más adelante escribiré escenas, anécdotas y situaciones más concretas, de su comportamiento en general, y de lo que se tiene que hacer legalmente para tener un PPP, que a mí me parece una cuestión importante si quieres tener uno.

0 INTENTOS:

Publica un comentari a l'entrada

:)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...